Pasamos un tercio de nuestras vidas en algún tipo de espacio de trabajo, y esperamos que otro también lo hagan. Esto hace que el diseño de un espacio de trabajo sea una tarea de gran importancia. Te damos algunos consejos para empezar con un buen diseño de espacios de trabajo.

DISEÑO DE ESPACIO DE TRABAJO PARA LA COMODIDAD Y LA HUMANIZACIÓN

Sillas, mesas y otros elementos que se usen a diario por trabajadores y visitas han de ser capaces de inspirar y ofrecer comodidad. Es habitual que nuestro diseño de espacio de trabajo o de oficina apueste por el uso de sillas ergonómicas, mesas pensadas para un uso cómodo del equipo informático, zonas comunes, y elementos que permitan tiempo de distensión y estar a gusto. El usuario del espacio es el centro del diseño de un espacio de trabajo, comercial, oficina o de negocios.

UN ESPACIO DISEÑADO Y DISTRIBUIDO DE FORMA EFECTIVA

Con espacios multidisciplinares, paneles móviles, mamparas, zonas comunes y espacios abiertos, se consigue optimizar el espacio del que se dispone en la oficina, además de permitir que su uso se amortice en función de las necesidades. No es positivo que el despacho de un jefe esté vacío el 80% de la jornada laboral, o que una sala de reuniones se utilice solamente una vez a la semana.

ESPACIOS DE TRABAJO VERSÁTILES PARA FOMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

Una zona de oficina debe ser versátil y potenciar la posibilidad de adaptar el puesto de trabajo, fomentar la comunicación cuando sea necesario y la movilidad. Los open spaces deben integrar esos espacios flexibles en combinación con áreas para la privacidad. El trabajo flexible y los espacios que lo facilitan son los mejores aliados de la productividad.

MOBILIARIO DE OFICINA PERSONALIZADO

Los muebles que vayan a poblar el nuevo espacio de trabajo tienen que ser acordes a la actividad que se vaya a desarrollar. El diseño tiene que ser personalizado y ser el resultado de un estudio de las necesidades del cliente y del negocio. Es una buena oportunidad para que estos elementos puedan transmitir los valores de la empresa, la imagen corporativa e incorporar nuevas tecnologías de forma aparente.

DISEÑAR CON COLORES PARA CREAR SENSACIONES

Como parte de la identidad visual de la empresa, se han de elegir colores y todos en nuestro espacio de trabajo que sean acordes a las sensaciones que se quieren transmitir. Los colores suaves aportan tranquilidad, relajación y satisfacción para trabajar. Los colores más intensos como rojos, naranjas… se relacionan con el movimiento y el estrés, el ruido, el dinamismo. Y hay otros colores que fomentan la imaginación, como el morado o el verde. La oficina es el elemento de transmisión de la marca corporativa.

LA ILUMINACIÓN ES CLAVE EN UNA BUENA OFICINA

Además del impacto en el trabajo, la iluminación influye en el propio estado de ánimo de los trabajadores. Aunque la luz ideal es la natural, que se consigue con grandes ventanales y una buena distribución, algunos elementos de iluminación artificial están muy conseguidos y otorgan un gran clima a los espacios cerrados.

FOMENTAR LA COLABORACIÓN GRACIAS AL BUEN DISEÑO DEL ESPACIO DE TRABAJO

Los espacios colaborativos cobran cada vez más protagonismo en las oficinas. Suponen un 30% del espacio según el estudio. Gran parte del tiempo de trabajo es en común con otros compañeros, en reuniones improvisadas u organizadas, en equipos de dos o diez personas. Es imprescindible responder a estas necesidades y crear una oficina que resuelva estas funcionalidades, la oficina del futuro.

Con estas premisas y siguiendo esta filosofía, el diseño de la nueva oficina responderá a las claves de los nuevos espacios de trabajo, siempre en pro de una mayor productividad y satisfacción de los empleados. Como consecuencia, generará más beneficios directos a nuestra empresa.

Si quieres saber de qué manera nuestro estudio de arquitectura en Palma de Mallorca puede suponer una diferencia para tu negocio, puedes contactar con nosotros o pedirnos presupuesto.

Recomendado: Los 10 diseños de oficinas modernas más cool