Con este nombre importado de Estados Unidos, Home Staging es la práctica de arreglar una vivienda para su “puesta en escena”. Consiste en una serie de técnicas que nos ayudarán a sacar la mejor cara de nuestro inmueble y facilitar su venta en el mercado inmobiliario.

En España es una práctica relativamente reciente, pero es costumbre habitual en muchos países europeos. Ahora veremos por qué.

¿PARA QUÉ SIRVE EL HOME STAGING?

El uso de esta práctica es puramente comercial. Nos ayudará tanto a atraer posibles compradores interesados como a evitar recortes durante la fase de negociación, en la que nos jugamos hasta un 15% del valor de la casa.

Un buen Home Staging nos permitirá destacar dentro de un mercado copado de ofertas y conseguiremos vender con más rapidez. 

¿PARA QUÉ TIPO DE INMUEBLE SIRVE?

El Home Staging es una práctica que se puede aplicar a cualquier tipo de inmueble. Es de gran utilidad en viviendas de cualquier tipo, oficinas o locales comerciales. 

El alcance de la intervención dependerá del presupuesto del que dispongamos, del valor del inmueble y del profesional con el que contactemos. 

¿NECESITO A UN PROFESIONAL?

Aunque te vayamos a facilitar algunos consejos y técnicas para empezar a conocer la práctica del Home Staging, es recomendable siempre contactar con un profesional. Un decorador especialista puede darnos muy buenas ideas, pero si contactamos con un arquitecto podremos contar, además, con el desarrollo de un proyecto técnico, si hay que hacer cambios de distribución o instalaciones. Además, un profesional cuenta con una probada cartera de proveedores y una selección de soluciones óptimas para dar un aspecto más atractivo a tu vivienda.

TÉCNICAS DE HOME STAGING

Para empezar a entender el Home Staging, te damos algunas de las técnicas básicas fundamentales:

DESPERSONALIZAR

El objetivo del Home Staging es conseguir que los visitantes se puedan imaginar habitando y viendo en esa casa. Por ello hay que eliminar las fotografías y los objetos decorativos y personales.

ORDENAR

Por supuesto, un inmueble ha de estar impecable antes de poder enseñarlo. Los cajones tienen que estar vacíos y hay que evitar las estanterías abarrotadas de objetos. Hay que favorecer la mejor primera impresión

DESPEJAR

El siguiente paso obligado es despejar la vivienda. La mayoría de casas que han estado habitadas el tiempo suficiente tiende a no respetar la proporción equilibrada entre espacio y cantidad de mobiliario. 

En la medida de lo posible, hay que deshacerse del mobiliario superfluo que no esté aportando nada al conjunto. Por ejemplo, a no ser que tengamos un salón de más de 30 m2, lo recomendable es mantener un solo sofá. 

Hay que aprovechar para dejar cada espacio bien definido. Es decir, presentar los dormitorios de manera que se entienda que son dormitorios, y hacer lo propio con estancias que puedan tener un uso menos definido, como el estudio o el cuarto de juegos. 

Estas técnicas son sencillas y están al alcance de cualquier interesado. Para sacar el máximo beneficio posible a la venta de una vivienda e, incluso, encontrar un comprador lo antes posible, muchas veces es recomendable plantear una reforma.

Un buen arquitecto especialista en revalorizar inmuebles puede proponer un proyecto de reforma con una obra lo más comedida posible y que nos pueda dar el mejor resultado. Si quieres saber más acerca de las posibilidades que tiene tu casa, ponte en contacto con nosotros o pide presupuesto